Lo siento, sin embargo nunca lo siento. Me he enamorado sobre una diferente cristiano

Relaciones 20 febrero, 2017

Supongo que seri­a como esa cancion que escuchas de vez en cuando desplazandolo hacia el pelo te hace gracejo. a potencia sobre escucharla, y escucharla, te agrada mas. Y mas. Asi­ como, sobre repente, no sabes exactamente en que segundo, te encanta. De hecho, se convierte en tu cancion predilecta asi­ como todo te suena a eso. Vas de camino a hogar asi­ como la tarareas. Estas en el metro asi­ como chasqueas los dedos.

Ahora realiza dias, o quizas semanas, que no me lo libre sobre la comienzo. Ni de estas manos. Ni sobre la lenguaje. Cualquier me suena a el. Como esa cancion. Tarareo las miradas asi­ como chasqueo el ritmo de su voz. Si, me refiero a el. Al responsable sobre ese mensaje sobre buenos dias. Al que me dil mil traia a casa luego de el empleo. Al nuevo en la agencia. Al amable, educado, atrayente asi­ como extremadamente distinguido menudo nuevo de la oficina.

Te juro que esto no va contigo. Y no ha transpirado precisamente ese seri­a el problema. Porque hace debido a un lapso (mas del que te voy an aceptar) que nunca somos, o nunca soy yo contigo. Seri­a llamativo, nunca se cuando empezamos a desencontrarnos. Bueno, si lo conozco. Exactamente desde que aparecio EL. Desde que el lapso ha empezado a medirse dentro de el rato que hace que no le veo y no ha transpirado el que carencia para volverle a ver. No se en que segundo olvide tus brazos por pasar hacia las suyos. Nunca lo planee. Nunca lo busque. No obstante sucedio.

Igual que esas tormentas de verano que te sorprenden en chanclas y vestidito y realizan que llegues empapada a casa. O esos huracanes que arrasan con todo desprovisto previo aviso. Nunca lo vi acudir. No obstante llego. Desplazandolo hacia el pelo parece que va a permanecer. Asi­ como lo pesimo (y lo conveniente) podri­a ser me he acostumbrado an irse desprovisto paraguas. A dejarme arrastrar por la habitual. A mojarme. Asi­ como a no experimentar por En Caso De Que despues viene el resfriado.

Y lo siento, aunque no lo siento. Siento todas desplazandolo hacia el pelo cada la de estas terminos que pense que jamas pronunciaria. No obstante no lo siento, por motivo de que bien no existe nada que me retenga a tu aspecto. No me busques, porque debido a nunca encontraras ninguna cosa sobre lo que un aniversario fuimos. Ni el minusculo resquicio de esa cara inalcanzable sobre disimular cuando te veia entrar por la paso. Ni el mas nimio escalofrio cuando mis manos rozaban las tuyas. Ya nunca siento. Y lo siento. Pero tengo que obedecerme.

Tengo que fiarme de el hormigueo sobre mis manos cuando le veo, del cosquilleo en la cerviz y de esa sonrisa tonta que aparece cuando pienso en el. Por motivo de que cuando suena esa cancion, desplazandolo hacia el pelo me refiero a esa y no ha transpirado nunca an una diferente, bien no me mueve solo que el suvenir. Esa cancion que era nuestra bien seri­a de otros. O quizas de ninguna persona. No obstante el caso podri­a ser me voy. Y no ha transpirado lo hago porque lo contrario seria traicionarte. Asi­ como traicionarme. Traicionarnos.

Y no ha transpirado joder, te quise bastante. Te quise cualquier. Te quise impavido. No obstante bien nunca. Cojo estimulo, respiro y planeo. Ojala lo hagas tu igualmente. Ojala vueles alto, potente. Atinado. Ojala aprendas a coserte las alas o encuentres a alguien que lo realice por ti. Desplazandolo hacia el pelo Con El Fin De ti. Alguien a la grado de tus ilusiones. A tu modo. Asi­ como con lo grande que eres, te va a ser dificil encontrar a alguien sobre tu tamano. De tu tasacii?n.

Ojala nunca me culpes. Ojala no te culpes. Ojala cuando pienses en nosotros recuerdes que un aniversario fuimos todo. Asi­ como Asi que lo seremos de siempre. Porque en la vida ‘nunca’ seri­a ‘quizas’. Asi­ como ‘siempre’ es continuamente ‘todavia’.

Te juro que lo cual no va contigo. Desplazandolo hacia el pelo precisamente ese es el contratiempo. Porque hace debido a un tiempo (mas del que te voy an apreciar) que no somos, o no soy yo contigo. Es curioso, nunca se cuando empezamos a desencontrarnos. Bueno, si lo se. Exactamente desde que aparecio EL. Desde que el lapso ha empezado a medirse dentro de el momento que realiza que no le veo y no ha transpirado el que falta de volverle a ver. No se en que momento olvide tus brazos por pasar hacia los suyos. No lo planee. No lo busque. Pero sucedio.

Igual que esas tormentas sobre verano que te sorprenden en chanclas y vestidito y hacen que llegues empapada a vivienda. O esos huracanes que arrasan con todo falto previo aviso. Nunca lo vi aproximarse. No obstante llego. Y no ha transpirado parece que va a permanecer. Desplazandolo hacia el pelo lo pesimo (y lo preferiblemente) es que me he acostumbrado an irse carente paraguas. A dejarme arrastrar por la corriente. A mojarme. Asi­ como a nunca soportar por si despues viene el resfriado.

Desplazandolo hacia el pelo lo siento, pero nunca lo siento. Siento la totalidad de y cada la de estas palabras que pense que de ningun modo pronunciaria. Sin embargo nunca lo siento, porque debido a no Tenemos ninguna cosa que me retenga a tu aspecto. No me busques, por motivo de que ya nunca encontraras ninguna cosa de lo que un jornada fuimos. Ni el infimo resquicio sobre esa rostro irrealizable de disimular cuando te veia entrar por la puerta. Ni el mas nimio repeluzno cuando mis manos rozaban las tuyas. Bien no siento. Desplazandolo hacia el pelo lo siento. Aunque tengo que obedecerme.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *